Te puedes imaginar un mundo sin Dios?

Te puedes imaginar un mundo sin Dios?

¿Puedes imaginar un mundo sin luz ni color, sin amor, sin perdón.

sin pasión, sin corazón, Un mundo sin Dios?

¿Qué sería de tí, sin Él?

Imagina un mundo sin amor

Imagina un mundo sin perdón

Imagina un mundo sin luz ni color

Imagina un mundo sin pasión

Imagina un mundo sin corazón

Imagina un mundo sin Dios
Porque es el Gran Yo Soy

Es el Dios de tu salvación

Quien te puede romper y hacer otra vez

Solo El es tu respirar

Es La Huella en tu caminar

Imagina, ¿qué sería de ti sin El?

Imagina un mundo sin valor

Imagina un mundo sin emoción

Imagina un mundo sin paz ni perdón

Imagina un mundo sin canción

Imagina un mundo sin dolor

Imagina un mundo sin Dios

Solo El es tu respirar

Es La Huella en tu caminar

Imagina, ¿qué sería de ti sin El?

Solo El es tu respirar

Es La Huella en tu caminar

Imagina, ¿qué seria de ti sin El?

ACOSTÚMBRATE A DECIR NO

Acostúmbrate a decir que no

Guillermo Juan Morado, el 20.05.16 a las 12:03 AM

Hay un punto en Camino, el libro quizá más emblemático de San Josemaría, que dice: “Acostúmbrate a decir que no”. Es una máxima muy breve y sencilla, pero muy sabia. Tomo nota de esa recomendación. Es obvio que deberíamos decir muchas veces, tantas como para acostumbrarnos, para adoptar una manera habitual de comportarnos, “no”. Simplemente “no”.

Y he pensado en esa frase al leer la noticia de que algunos sacerdotes navarros han sido objeto de extorsión por una banda de delincuentes. O pagaban a la banda o los acusaban de acoso sexual. Todo un montaje encaminado a un único objetivo: obtener dinero, caiga quien caiga.

Yo no he sido objeto de una extorsión tan descarada, de momento. Pero sí conozco ese proceder. Y he tenido que ir a la policía y al juzgado, incluso a un juicio. No porque nadie me acusase de nada, sino por testificar lo que yo había visto. Y lo que había visto era, ciertamente, una especie de “extorsión”, una “presión que se ejerce sobre alguien mediante amenazas para obligarlo a actuar de determinada manera y obtener así dinero u otro beneficio”.

Hay muchas formas de pedir dinero o ayuda. Algunas no son admisibles. Pedir coaccionando a quien se le pide, o insultándolo, o amenazándolo, o extorsionándolo, no es de recibo. Lo más sensato, en las parroquias, es no dar dinero a nadie. Al menos, a nadie que no sea conocido.

Una parroquia no es un cajero automático. Ni una parroquia tiene recursos ilimitados. Es más, el escaso dinero que entra, normalmente, en una parroquia es el resultado del esfuerzo y de la generosidad de personas que, por lo general, viviendo con muy poco, se desprenden de algo de lo suyo para ayudar a los demás.

La fidelidad a estas personas generosas nos ha de llevar a los sacerdotes a ser muy rigurosos con el dinero. En todos los sentidos. También a la hora de dar una limosna. Desconfiemos de quienes no conocemos. Desconfiemos de las urgencias de última hora. Siempre, a todos, debemos abrirles una puerta. Pero, siempre, con unas mínimas garantías. Porque el dinero que manejamos – que es muy poco – es, encima, dinero de los pobres que se sacrifican en favor de otros.

Acostumbrémonos a decir que “no”. Para alejar a extorsionadores y a gente de cara dura. Remitamos a todos, pero más a los sospechosos, al Ayuntamiento y a los servicios sociales, que cuentan con más medios para verificar si la necesidad es real o simulada.

La Iglesia cuenta, también, con servicios sociales que pueden ayudar a que el discernimiento, en caso de duda, sea más justo.

¿Dar dinero? En principio, no. ¿Pagar “cuotas”? Menos. ¿Exponerse a la extorsión?, Jamás. Hay que hacer comprender a todos que, en las parroquias, no podemos dar lo que no tenemos. El dinero no nos sobra, más bien nos falta. Y lo que no se tiene, no se puede dar.

 

Guillermo Juan Morado.

 

¿POR QUÉ LAS MUJERES CUENTAN MENTIRAS?

7 Mentiras que las Mujeres cuentan a sus Parejas

¿Por qué las mujeres cuentan mentiras?

Las 7 mentiras que las mujeres cuentan a sus parejas: Hay muchas razones que invitan a una mujer a mentir, a veces puede ser el impulso de un grupo social u otras veces puede salir a la luz el deseo de defensa, encubriendo a algo o a alguien con estas mentiras.

Normalmente, a la respuesta de ¿por qué las mujeres cuentan mentiras? Encontrarás muchas soluciones. Todo depende también del tipo de mujer. Hay algunas que serán capaces de mentir sin ton ni son para obtener lo que quieren y otras que tendrán mucha más paciencia usándolas sólo para salir del paso en caso de conflictos.

La realidad de una sociedad en la que se necesitan ¿las mentiras?

7 mentiras que las mujeres cuentan a sus parejas

Las 7 mentiras que las mujeres cuentan a sus parejas son variadas. Una de ellas puede ser que disfrutan en las relaciones íntimas cuando no es así, otra que refleje que están contentas cuando esto no sucede, u otra que indique que no están enfadadas, cuando en realidad sí quieren mostrar una realidad alternativa. La mayoría tiene que ver con estados de ánimo y es que las mujeres son puramente emocionales.

La realidad de una sociedad en la que se necesitan ¿las mentiras?: La verdad es que la sociedad, muchas veces, necesita de las mentiras para adecuarse a un momento tenso y salir a flote o para no poner en peligro algún estado social que te puede convenir. Algunas veces las mentiras son más piadosas que dañinas. Imagina que una mujer se ve atrapada en una fiesta de alto glamour cuando no está acostumbrada a moverse en esos lares, ¿crees que diría la verdad en la fiesta? Por no mostrarse incómoda y salir con una mala imagen de la fiesta, seguro que no lo haría.

La incapacidad de acomodarse a la realidad

Las 7 mentiras que las mujeres cuentan a sus parejas también alivian la tensión de una realidad. Es por ello que las mentiras hacen que la sobriedad o que incluso una tristeza cambie de significado y se vuelva menos oscura.
Muchas veces hablamos de la incapacidad de acomodarse a la realidad, como un impedimento para ser justos con nosotros mismos. El hecho de que seamos inconformistas nos hace creer una fantasía paralela de la que pueden surgir muchas mentiras para suplir la necesidad de felicidad.

El inconformismo y la envidia en la vida de pareja

En las 7 mentiras que las mujeres cuentan a sus parejas también podemos hablar de otro tipo de sentimientos que ayudan a tapar imperfecciones.
Si antes te hablaba de la necesidad de crear una realidad mucho más útil y armónica, ahora también te comentaré la aparición de emociones tales como el inconformismo y la envidia en la vida de pareja, las cuales se llegan a tapar con este tipo de mentiras para evitar confrontaciones y peleas con segundas parejas de amigos y cercanos.

Conclusión de las 7 mentiras que las mujeres cuentan a sus parejas

Las 7 mentiras que las mujeres cuentan a sus parejas pueden variar y siempre se deben a taras o a debilidades emocionales, son fáciles de prevenir siempre que conozcas lo suficiente a la otra persona y serán menos complicadas de detectar en círculos sociales que nunca se frecuentan, sin embargo el lenguaje corporal nunca miente. ¡Ojo al dato! Si notas sudoración excesiva, nervios y dudas en la conversación, estarás ante un gran mentiroso/a.

 

 


 


Etiopía: Más de 10 millones de personas amenazadas por la malnutrición – Internacional, Mas visitadas – Aleteia.org | Español

Etiopía: Más de 10 millones de personas amenazadas por la malnutrición – Internacional, Mas visitadas – Aleteia.org | Español

Origen: Etiopía: Más de 10 millones de personas amenazadas por la malnutrición – Internacional, Mas visitadas – Aleteia.org | Español

%d bloggers like this: